top of page

El poder de cambiar: mentalidad WNBA

Rushia Brown es actualmente la Directora de Juventud y Relaciones con la Comunidad de Los Ángeles Sparks (WNBA) tras haber pasado por la estructura de Las Vegas Aces y ser considerada una de las personalidades más importantes del basket femenino americano profesional, habiendo disputado 7 temporadas en la WNBA y más de 10 en diversos países del mundo.


Este es un resumen de algunas de las ideas que nos transmitió la exjugadora de la WNBA Rushia Brown en la charla que tuvimos el honor de mantener con ella el pasado 30 de enero. Si no la pudisteis ver, os la recomendamos fervientemente, y, además, os la obsequiamos al pie del artículo.

No solo su manera de transmitir, si no también las perlas que nos dejó, son dignas de lectura, relectura y meditación:


1. Disciplina y actitud dentro y fuera de la pista

La disciplina es aquello que te ayuda a ti misma a hacer las cosas que debes hacer. Es aquello que, por ejemplo, te permite compaginar los estudios con un exigente calendario de entrenamientos o de otros compromisos.

Si no puedes controlar tu mente y ser más disciplinada no puedes ser exitosa en ninguna parcela de la vida. La actitud que tienes fuera del campo es la que tendrás también dentro de la cancha, por eso hay que tener una actitud ganadora y hacer las cosas bien siempre.

"The way you do anything is the way you do everything"


2. El reto como estímulo

En nuestra sociedad muchas veces eludimos los grandes retos y, precisamente, son éstos los que nos ayudan a crecer. En Italia, por ejemplo, mi entrenador Paolo Rossi, pese a que yo jugaba de pívot, me empujó a jugar en todas las posiciones -excepto en la de base- y pese a las dificultades que entrañaba una situación como esta me hizo mucho mejor jugadora y me permitió entender mejor el juego.


3. ¿Pocos minutos?

Nunca pensaba, ni siquiera en las situaciones más complicadas, que no era suficientemente buena para jugar pese a que mi entrenador no opinara lo mismo. La autoconfianza es la clave para ello. ¿Qué hacer en esta situación? ¿Quejarse?

Lamentarse no te ayuda.

Focalízate en los pequeños detalles y prepárate para realizar cualquier cosa que el equipo necesite. Conviértete en una jugadora de equipo, capaz de pasar, defender y rebotear y el entrenador siempre acabará contando contigo.


4. Saca lo positivo de cualquier situación que se presente

¿Juegas en el extranjero? Aprende el idioma y las costumbres y gánate el respeto de la gente que te acoge.

¿Te lesionas? Sigue amando el juego y, pese a no poder entrenar o jugar, aprende de lo que sucede en la cancha: de tus compañeras y de tus entrenadores.


5. Tu puedes controlar lo buena que eres

Trabaja. No puedes engañar al baloncesto. Tu tienes el poder de cambiar lo buena que eres mediante entrenamiento y autoentrenamiento. Ponte en modo de mejora y trabaja, verás como cualquier faceta de tu juego puede mejorar gracias a tu esfuerzo.



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page