top of page

Tu Coaching Tree

En el deporte estadounidense, principalmente en el universitario, existe un concepto de difícil traducción al español pero que me resulta muy interesante: el `Coaching Tree´.

Bajo esta palabra que sería algo así como el 'Árbol del entrenamiento' se estructura una suerte de árbol genealógico de entrenadores jefes respecto a sus asistentes que, posteriormente, se convierten a su vez en primeros entrenadores y así sucesivamente, creando una especie de relación de ascendencia entre entrenadores que han influenciado a otros mediante sus enseñanzas y ejemplo. Esta genuina palabra también se acepta en ocasiones como ese 'árbol', con sus diferentes ramificaciones, para indicar la influencia de unos coaches sobre otros aunque su relación no haya sido de head coach a asistente (pueden haber sido también delegados o jugadores).


El 'coaching tree' de Mike Kryzewski, legendario entrenador de Duke

Quizá esta relación de ascendencia de unos entrenadores sobre otros sea mucho más clara en USA que en Europa, donde también el escenario laboral deportivo es algo diferente. Cuando hablo con entrenadores y entrenadoras me cuesta mucho encontrar a a gente que hable abiertamente de sus referentes y de sus influencias 'anónimas'. Todos admiramos a Zeljko Obradovic, a Laso, Messina o Scariolo pero dudo que nos hayan influenciado más allá de ver sus partidos o clínics en TV. Desconozco si se trata de egos, envidias, resentimientos, de problemas extradeportivos posteriores, de competición directa o de falta de tradición , pero creo que debemos reflexionar acerca de dónde surgen nuestras raíces, sobre todo en el estado inicial del desarrollo de un entrenador. Darle importancia a estas figuras y rendirles respeto, así como agradecimiento, creo que es algo en lo que podemos mejorar considerablemente.


Algunos coaching trees europeos reconocibles

Si pienso en Europa me vienen dos claros ejemplos de coaching trees a primer nivel profesional:

  • Aleksander 'Asa' Nikolic es considerado unánimemente el padre del baloncesto yugoslavo (y por tanto, serbio, esloveno, croata, montenegrino y bosnio), con algunos de los más grandes entrenadores de la historia de Europa siendo sus asistentes en club o selección como Mirko Novosel o Ranko Zeravica (conocidos como la Santísima Trinidad en la antigua Yugoslavia) así como otros técnicos algo más recientes como Bozidar Maljkovic, Bogdan Tanjevic, Dusan Ivkovic, Svetislav Pesic o Zeljko Obradovic, todos ellos campeones de Europa con diferentes clubes o selecciones. Impresionante haber podido influenciar a tanta leyenda que ha dado forma al baloncesto europeo durante décadas. Además, todos reconocen la ascendencia del gran 'Asa' en su manera de entender el baloncesto.

Un joven Obradovic con Asa Nikolic, el padre del basket yugoslavo
  • Aíto García Reneses es quizá el referente más claro en España sobre esta figura de entrenador generador de otros entrenadores sin contar con la enorme influencia ejercida en otros que aún hoy aprendemos de su trabajo y de su legado sin haber podido coincidir nunca en una banda. Algunos de los que lo han acompañado en el banquillo tienen hoy o han tenido carreras destacadas en los banquillos como Sito Alonso, Israel González, Manel Comas (DEP), Joan Plaza, Carles Durán o Joan Montes entre otros muchos.

Sito Alonso y Aíto en el banquillo del Joventut de Badalona

¿Cuál es tu coaching tree?

En mi caso particular empecé a entrenar, como muchos otros, con apenas 16 años y apenas trabajé como ayudante pues pasé a ejercer de primer entrenador desde los inicios. Supongo que en ello tuvo que ver algo el ego juvenil, pero también el seguir jugando en aquel momento, los estudios y también la -escasa- retribución económica. Recuerdo aprender mucho, aunque fue una experiencia muy breve, como asistente de Josep Bordas en un cadete masculino y como delegado en Copa Catalunya de Oriol Sabata, que también me había entrenado en categorías inferiores.

Ver como planteaban los entrenamientos, dirigían los partidos o se relacionaban con sus jugadores fue una experiencia que influyó mucho en como empecé a gestionar mis equipos de menor edad a partir de entonces.

Pero si voy más allá creo que una enorme parte de entender el básquet como lo entiendo, a parte de por la influencia directa de mi padre, es a causa de algunos entrenadores que trabajaron conmigo en etapas de formación como jugador o a los que veia trabajar casi a diario (podía pasar sin exagerar 6 días a la semana en la vieja 'Muni'). Aquel staff de entrenadores de los años 90-00 del CN Sabadell que pivotaba alrededor de la figura de Miquel Solà, con nombres como Julián Moreno, Toni Vera, David Bosch, Ricardo Tomàs, Dani Zamora, Salva Gracia, Jaume Zamorano o Paco Rodríguez, al que considero mi padre deportivo, fueron una bendición. Todo lo que un jugador con ganas de aprender ansía es un entrenador con capacidad de querer enseñar y exigir, y esto lo tuve y lo vi mientras me formaba, en unos años cruciales para mi desarrollo, visto con perspectiva.

Todos ellos, cada uno a su manera, me dieron la visión de la importancia de la técnica individual, el entendimiento del juego, y la competitividad que debe existir en entrenamientos y partidos. No todos me dirigieron directamente pero recuerdo ver entrenamientos específicos en canchas descubiertas, sesiones extra sábados por la mañana o viví en mis propias carnes durísimas pretemporadas para preparar 'fases' en el mes de agosto. Ver esto desde etapa de minibasket me hizo normalizar algunas cosas que seguramente no eran habituales en otros clubes de la misma época (o incluso en la actualidad). No sé si todos los jugadores del mundo han tenido una suerte como la mía, pero quizá hasta hoy no haya sido plenamente consciente y por eso quiero aprovechar estas líneas para reivindicar tanto a ellos, como a su trabajo, como a la de muchos entrenadores anónimos que son imprescindibles para desarrollar jugadoras, jugadores y nuevas generaciones de coaches y, en definitiva, personas que amen el baloncesto.

¿Has reflexionado alguna vez sobre cuál es tu coaching tree? Este fue el mío.


Cómo competimos, nos lo pasamos y aprendimos aquella 1999-2000 a las órdenes de Paco Rodríguez


267 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page